600 933 600
93 872 35 67 CAT / ENG


Blog

MENORES LACTANTES. ¿Qué régimen de visitas establecer? ¿Cuándo es aconsejable comenzar las pernoctaciones?

Publicado el 26 de agosto de 2021

En derecho de familia, es especialmente importante tener en cuenta la casuística,  pues en cada caso entran en juego circunstancias diversas haciendo que tengan que adoptar medidas y soluciones concretas, en cualquier caso, sin embargo, independientemente del resto de factores, prima siempre el interés superior del menor.

En el caso de menores lactantes, a pesar de que ambos progenitores dispongan de las habilidades parentales y las circunstancias profesionales y familiares adecuadas para hacerse cargo del hijo común, hasta que no finalice el período de lactancia, es difícil que se establezca un régimen de visitas amplio con pernoctaciones.

Como regla general, los juzgados consideran que cuando el menor cumple un año y medio o dos años, la lactancia deja de ser un obstáculo para normalizar la relación del menor con el otro progenitor, siendo posible, si las circunstancias lo permiten, establecer una guarda compartida.

Hay que destacar que las circunstancias profesionales de los progenitores, es decir, jornada y horario laboral, tienen una influencia decisiva a la hora de establecer una guarda compartida o un régimen de visitas amplio, ya que estos pretenden profundizar en la relación del hijo con los sus progenitores y no con la familia extensa.

No obstante lo expuesto, hay que hacer mención al supuesto de la sentencia de 12 de noviembre de 2019 de la Audiencia Provincial de Castellón, que estableció el siguiente régimen de visitas para un menor de corta edad:

  • Hasta que el menor tuviera 2 años:
  • Dos días intrasetmanals (en defecto de acuerdo, lunes y miércoles) de las 17 a las 20 horas.
  • Fines de semana alternos sin pernocta, sábado de 17 a 20 horas y domingo de 17 a 20 horas.
  • A partir de que el menor tenga 2 años:
    • Dos días intrasetmanals (en defecto de acuerdo, lunes y miércoles) de las 17 a las 20 horas.
    • Fines de semana alternos con pernocta, de sábado a las 17 hasta el domingo a las 20 horas.
    • La mitad del periodo de vacaciones de Navidad, Semana Santa y verano, correspondiendo los años pares la primera mitad al padre y la segunda a la madre, y a la inversa los impares.

Con relación a la sentencia anterior, sin embargo, comentó que el Tribunal Supremo se ha mostrado contrario a establecer un régimen de guarda compartida que entre en funcionamiento cuando el menor cumpla una determinada edad. En su Sentencia de 13 de julio de 2017 recordó que las sentencias se dictarán de acuerdo con las circunstancias concurrentes y no las futuras, ya que se desconocen las circunstancias familiares y profesionales que tendrán los progenitores cuando el menor cumpla una determinada edad. Así pues, lo más prudente es esperar y modificar el régimen de guarda en un futuro, teniendo en cuenta las circunstancias concretas y pudiendo así velar mejor por el interés del menor.