600 933 600
93 872 35 67 CAT / ENG


Blog

Incumplimientos del régimen de visitas

Publicado el 16 de mayo de 2021

Incumplimientos del régimen de visitas

Que el progenitor no custodio no haga entrega del hijo común al progenitor que ostenta la guarda y custodia conforme a lo establecido en el convenio regulador o la sentencia de divorcio, constituye un incumplimiento del régimen de visitas. Con un solo incumplimiento, des de un punto de vista estrictamente jurídico, ya sería posible interponer una demanda ejecutiva ante el juzgado que dictó la sentencia que estableció la medida.

Sin embargo, plantear una demanda ejecutiva por un único y aislado incumplimiento, de poca gravedad, por ejemplo, hacer entrega del menor la mañana siguiente en lugar del día anterior por la tarde, podría ser contraproducente. La interposición de una demanda ejecutiva generaría una mayor crispación en el núcleo familiar, pudiendo desembocar en múltiples procedimientos judiciales, dictándose otras medidas de acompañamiento a la ruptura, como, por ejemplo, el nombramiento de un coordinador parental.

Cabe tener en cuenta que a largo plazo que quede constancia del incumplimiento podría ser interesante, ante la posibilidad que el mismo se repita en un futuro. Así pues, puede ser útil guardar los mensajes intercambiados entre los progenitores a raíz del retraso o incumplimiento.

Así pues, se plantea la duda de a partir de cuántos incumplimientos se debería interponer una demanda ejecutiva. Como es lógico no existe un número exacto, pues se deben tener en cuenta varios factores, por ejemplo, si dichos incumplimientos se reiteran, si se producen en un espacio de tiempo relativamente corto, etc. También cabe valorar otros elementos como el tono y la forma de responder del progenitor no custodio a los requerimientos del otro progenitor a través de mensajes. Si no se responden los mensajes satisfactoriamente o si no se contestan en absoluto, evidentemente se debería iniciar una demanda ejecutiva, a fin de evitar situaciones similares de cara al futuro.

Por ejemplo, en el caso de un incumplimiento similar al descrito que se repite una vez al mes, resultaría razonable plantearse la interposición de la demanda ante el cuarto o quinto incumplimiento. No obstante, si dicho incumplimiento se produce en menos tiempo, por ejemplo, varias veces en un mismo mes, se debería acudir a los tribunales con rapidez pues existe una clara intención por parte del progenitor no custodio de establecer unilateralmente los horarios de entrega del menor, inobservando la resolución judicial.