600 933 600
93 872 35 67 CAT / ENG


Blog

GUARDA Y CUSTODIA. La opinión de los menores a la hora de determinar el régimen de guarda.

Publicado el 16 de junio de 2021

GUARDA Y CUSTODIA. La opinión de los menores a la hora de determinar el régimen de guarda.

A la hora de establecer qué progenitor tendrá atribuida la guarda y custodia del hijo común, aunque es competencia del juez o tribunal ponderar el conjunto de circunstancias y decidir qué régimen es aconsejable, tener presente que la opinión del menor será especialmente relevante si éste lo ha expresado con claridad, madurez y reiteración.

En esta línea se ha pronunciado la Audiencia Provincial de Cantabria en su sentencia de 10 de mayo de 2021, en la que resuelve un recurso contra una resolución de primera instancia en la que se establecía la guarda y custodia compartida de una menor de 12 años.

La resolución se dictó en el seno de un procedimiento de modificación de medidas de divorcio que había establecido la guarda y custodia de la menor a favor de la madre con un régimen de visitas amplio a favor del padre, están este obligado a satisfacer una pensión de alimentos. Con la modificación de medidas el padre pretendía un cambio en el régimen de guarda, estableciéndose una guarda compartida y consiguientemente, la extinción de la pensión alimenticia.

La madre recorre la sentencia en apelación ante la Audiencia Provincial, alegando error en la valoración de la prueba y en las conclusiones extraídas. La Audiencia valora que la menor, a la audiencia judicial en primera y segunda instancia, había manifestado de manera clara que prefería vivir bajo la guarda exclusiva de la madre y con el régimen de visitas y comunicación con el padre establecido en la sentencia de divorcio, alegando la difícil relación que mantiene con la actual pareja de su padre y la lejanía y ruptura con el lugar donde se desarrolla su vida.

La Audiencia Provincial finalmente desestima la custodia compartida, manteniéndose las medidas establecidas en la sentencia de divorcio.

En todo caso, tener en cuenta que de entrada los menores no deciden el régimen de guarda, ya que son procesos en los que se espera que los padres tomen las decisiones en interés del menor o, en su caso, el juez. Ahora bien, sí que pueden opinar y tienen derecho a ser escuchados.

Así pues, en casos en que por madurez o edad resulte pertinente, la opinión del menor debe ser valorada con el resto de las pruebas que se practiquen, y tendrá especial relevancia:

  • El grave de madurez del menor.
  • Los informes periciales que consten en las actuaciones.
  • Lo que se acredite en el procedimiento en relación con la implicación de ambos progenitores en la educación y desarrollo del menor; los apoyos familiares; la relación del hijo con las nuevas parejas o nuevos hermanos; cuestiones escolares y de arraigo del menor en el lugar, etc.