600 933 600
93 872 35 67 CAT / ENG


Blog

Dentix entra en concurso de acreedores: ¿qué puedo hacer si soy uno de los afectados?

Publicat el 11 de noviembre del 2020

El pasado 5 de octubre de 2020, la cadena de clínicas odontológicas, Dentix, entró en concurso de acreedores.

La empresa se encontraba desde marzo de 2020 en fase de preconcurso, a raíz de la deuda millonario que tiene la compañía con el fondo de inversión KKR, su principal acreedor, así como con otras entidades financieras.

La confirmación de la entrada de Dentix en concurso de acreedores deja sin servicio a sus clientes, los cuales ahora se plantean qué sucederá con los tratamientos contratados y los planes de financiación de estos.  

En caso de que el tratamiento no se haya iniciado o se encuentre inacabado, nos encontraremos ante una situación de incumplimiento contractual por parte de Dentix, ya que ha cobrado un servicio que finalmente no ha ejecutado, por lo que, si no se ofrece ninguna alternativa, el cliente tendrá derecho a la resolución del contrato.

Hay que tener presente que muchos contratos con Dentix se encuentran financiados mediante préstamos, por lo que la incertidumbre en cuanto a salud se le suma la incertidumbre en el ámbito económico. Los consumidores se cuestionan si deben seguir pagando la financiación de los tratamientos odontológicos y cómo y quién reclamar las cuantías pagadas. Con relación a lo anterior, es importante diferenciar si nos encontramos ante un préstamo vinculado o no, ya que, si se trata de un crédito vinculado, las posibilidades de reclamar son más altas.

Tratamiento dental financiado a través de un préstamo vinculado a la clínica.

Era frecuente que, al contratar un tratamiento dental, se ofreciera la financiación de este a través de diversas entidades financieras mediante préstamos al consumo. En este caso, nos encontramos ante los llamados "contratos de crédito vinculados", regulados por la Ley 26/2011 de Créditos al Consumo.

Se entiende como contrato de crédito vinculado aquel en el que el crédito contratado sirve exclusivamente para financiar un bien o un servicio concreto, en este caso, un tratamiento dental, por lo que ambos contratos constituyen una unidad comercial desde un punto de vista objetivo.

Con relación a estos contratos, el art. 29.3 de la Ley de Créditos al Consumo, establece que, al tratarse de un contrato vinculado a la prestación de un servicio concreto, el consumidor además de poder ejercer los derechos que le correspondan contra el prestador del servicio, podrá también ejercerse los mismos contra la empresa financiera, siempre que concurran los siguientes requisitos:

  • Que los bienes o servicios objeto del contrato no hayan sido entregados en todo o en parte, o no sean conforme a lo pactado en el contrato.
  • Que el consumidor haya reclamado judicial o extrajudicial, por cualquier medio acreditado en derecho, contra el proveedor del servicio y no haya obtenido la satisfacción a la que tiene derecho.

En el caso que nos ocupa, si se trata de un préstamo contratado exclusivamente para financiar un tratamiento odontológico, al producirse un incumplimiento contractual por parte de Dentix, el cual da derecho a la resolución del contrato, el consumidor podrá solicitar también la resolución del contrato con la empresa financiera.

Así pues, cuando los tratamientos contratados no se hayan iniciado o estén mal realizados, el consumidor tendrá derecho a que la empresa financiera le devuelva la totalidad de las cuantías pagadas, por contraposición, en el supuesto de que el tratamiento esté incompleto, la financiera tiene derecho a cobrar la parte correspondiente a los servicios correctamente prestados, pero no aquellos que aún no se hayan ejecutado. De modo que, la empresa deberá devolver los importes correspondientes a la parte no realizada, cuantía que se determinará mediante informes técnicos.

 

 

Tratamiento dental pagado directamente a la clínica o a través de un préstamo no vinculado.

Por otro lado, si no se ha financiado el tratamiento a través de un crédito vinculado a Dentix, la reclamación se complica, pues no existe un tercero responsable al que se pueda reclamar las cuantías pagadas, por lo que los consumidores deberán seguir los mismos trámites que el resto de los acreedores concursales.

En estos casos, cualquier cliente que haya visto interrumpido su tratamiento o cuando el mismo no se haya llegado a iniciar, dispondrá del plazo de un mes a contar desde la publicación del Auto de declaración de concurso en el BOE, para poner en conocimiento a la administración concursal la existencia de sus créditos aportando la documentación justificativa de los mismos.

Hay que destacar que los créditos de los consumidores tienen carácter de ordinarios, por lo que serán los últimos en abonarse.

 

Reclamación de responsabilidad por negligencia médica.

Finalmente, hay que recordar que en los casos en que el consumidor haya sufrido una negligencia médica por parte de Dentix, a pesar de la declaración del concurso de acreedores, sigue siendo plenamente viable la reclamación a través de la compañía de seguros de responsabilidad civil, independientemente de si ya se ha iniciado la reclamación o si aún no se ha presentado.

 

Jordi Matamala Cunill