Blog

¿DELITO DE ABANDONO DE FAMILIA?

Publicat el 27 de septiembre del 2018

¿Qué pasa si un progenitor abandona la vivienda familiar antes o durante el proceso de separación o divorcio? ¿Pierde la posibilidad de que se establezca un régimen de custodia compartida?

Es habitual que, ante una crisis matrimonial o de pareja, la convivencia se vuelva tan insoportable que uno de los dos, o incluso ambos, se plantee la necesidad de abandonar el domicilio familiar, a fin de evitar situaciones perjudiciales que puedan afectar su estabilidad emocional y el bienestar de sus hijos.

Desde una perspectiva civil, y tomando de referencia la Sentencia dictada por el Tribunal Supremo en fecha 14 de octubre de 2015, la salida civilizada de uno de los progenitores del domicilio familiar, antes o durante el proceso de separación o divorcio, no supondrá para el mismo la pérdida de ningún derecho ni le conllevará ningún perjuicio a la hora de decidirse a quien se atribuye la guarda de sus hijos.

Es decir, el hecho de que un progenitor abandone el domicilio familiar no supone que esté aceptando que la custodia corresponda al otro progenitor.

De hecho, el propio Código Civil de Cataluña regula la custodia compartida como un sistema aconsejable y no como un sistema de tipo excepcional, que permite hacer efectivo el derecho que tienen los hijos a relacionarse con cada uno de sus progenitores de la manera más similar a la situación que tenían antes de la ruptura, con lo cual si un progenitor abandona el domicilio familiar por la tensión vivida durante la separación no pierde la posibilidad de que se establezca un régimen de custodia compartida, ya que para la adopción de este sistema lo que se valora es que cada progenitor tenga las capacidades parentales suficientes y disponga de un entorno adecuado para hacerse cargo del cuidado de sus hijos, no si un progenitor se vio forzado a marchar del domicilio familiar.

Lógicamente, y desde el punto de vista penal, esta salida del domicilio no puede considerarse tampoco como un delito de abandono de familia, pues la conducta que tipifica el Código Penal como delictiva es que un progenitor deje de cumplir con todos los deberes legales inherentes a la patria potestad y deje su familia en una situación de desamparo tanto afectivo como económico. Pero que un progenitor ejerza sus responsabilidades parentales desde otro domicilio que no sea el familiar no es constitutivo de delito penal.

En conclusión, si un progenitor se va de casa sin sus hijos no significa ni que renuncie a ellos, ni que renuncie a la posibilidad de que se establezca un sistema de custodia compartida, ni que este hecho sea constitutivo de un delito de abandono de familia.

Si tienes dudas o necesitas más información, puedes contactar con nosotros. Seguro que te podemos ayudar.

 

Alba Casòliva Clotet

   Advocada